Sanación y Vida

Sanación:

  • Un sanador debe ser un ser comprometido con la vida.
  • Debe tener un conocimiento claro y  definido de su interior.
  • Sanación y vida es un proceso personal, donde recordamos, que somos seres espirituales y a la vez físicos.
  • A medida que maduramos y crecemos en lo personal, a través de los desafíos y  experiencias de la vida diaria, también vamos evolucionando en nuestra parte espiritual.

Vida:

  • Una de las motivaciones más grandes deben ser las de vivir y aprender a vivir.
  • A través de las terapias personalizadas y nuestros cursos de crecimiento personal y espiritual estudiamos y comprendemos nuestra naturaleza interna para  desarrollar la luz propia y no iluminar con “luz ajena”.
  • Sanar no es curar, es un proceso personal, en donde se limpian y purifican los recuerdos, odios, rencores y vivencias negativas subconscientes, que nos generan enfermedades, conflictos y bloqueos.
  • Un sanador debe ser un ser comprometido con la vida. Sanarse a sí mismo es tener el valor de afrontar la reconstrucción de su propio proceso y ser generador de vida donde quiera que esté. Esto significa inyectar ánimo, esperanza, fe y alegría. 

Todos de una u otra manera terminamos siendo administradores. Pero se nos olvida administrar correctamente nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y nuestras emociones. Recursos invaluables espirituales y/o emocionales que son los que van a contribuir a que en el mundo se sostenga la esperanza y se empiece a construir un mundo mejor.

Sanar es aceptar una oportunidad que la vida nos ofrece para reforzar nuestros valores y corregir muchas veces un destino equivocado. Si mi fortaleza espiritual, mental y física están en armonía y bien estructuradas, seremos capaces de “inyectar” vida a los otros y ayudarlos en su proceso, sin un deterioro personal. 

Ser fuente de vida es mi propuesta…pero siempre hay

 

Algo que aprender…!

Click